Da tu apoyo a Chisland y haz una donación para su mantenimiento! Cualquier cifra vale, puedes leer más información aquí

La puta mierda del pensamiento positivo

Davies explora también otra de sus principales inquietudes: la sensación de que el sistema neoliberal está culpando al individuo por no ser feliz, al mismo tiempo que se elude analizar el contexto en el que esta infelicidad sucede. De esta culpabilización surgen, en opinión del autor, las exhortaciones mediáticas que nos instan a salir de nuestra zona de confort, a arriesgarnos y a hacer realidad nuestros sueños, como si todo ello fuese única responsabilidad del individuo.

Contra la dictadura del bienestar

Muy de acuerdo con lo que he citado, y con lo que se dice en el resto del artículo también.

Si alguien quiere defender el pensamiento positivo que no se preocupe, que trataré de no vomitar.
«134

Comentarios

  • Tema obligatorio y de vital importancia en mi máster de profesorado en la asignatura de psicología del adolescente: las virtudes del pensamiento positivo. "Ey tu chaval de madre drogadicta y padre en la cárcel, todo depende de ti, sal de tu zona y arriésgate a conseguir lo que quieres" (que a lo mejor el chaval lo que suena es con ser el más malo del barrio, pero eso da igual).

    En cualquier caso por lo que leí del tema de la asignatura, de la parte científica del pensamiento positivo, al triturado new age que nos llega en libros, anuncios, gurús y coach hay un mundo.
  • La mentira del sueño americano.

    Yo me defino como optimisticamente pesimista, es decir, que detrás de toda la mierda que tenemos delante veo posibilidades de redención.

  • Yo veo muy clara la relación con el sistema neoliberal.
  • Me parece muy acertada la cita y por dónde tira.
  • editado 4 de enero
    Un producto de esta sociedad de pensamiento positivo y autoayuda en que vivimos son las estafas piramidales del llamado marketing multinivel, un mundo siniestro en el que te animan a cosas como que si quieres puedes cumplir tus sueños y ser millonario y lograr el éxito total y bla, bla, mientras te sacan el dinero a raudales. Y lo peor es que estas "empresas" se ceban sobre todo en la gente que menos tiene.

    Aquí tenéis a Donald Trump hace dos años y pico en Barcelona haciendo campaña por ACN, una de esas empresas de mierda que en España está dirigida por Myriam de la Sierra:



    Este tipo es el próximo presidente de los Estados Unidos.

  • editado 5 de enero
    Es que el sistema neoliberal actual debe mucho de su pensamiento filosófico humano al objetivismo de Rand y su búsqueda de la felicidad a costa de todos y todo.

    Yo actualmente ando bastante escamado con el fundamentalismo individualista que nos domina, y que se hace evidente casi en cualquier lado donde mires, y uno de sus ejes cohercitivos es precisamente la constante presión para que seas el mejor, des mas de ti, y seas el hombre pleno que debes llegar a ser, y también para que consumas y compres todo aquello que te permitirá ser mejor persona en el camino.

  • Parece que Afri esta en camino hacia el lado oscuro del colectivismo :chis:

    Para mi lo más bochornoso de todo esto es la pérdida de la capacidad crítica y autocrítica de las personas y el alza del cuñadismo. Estamos desaprendiendo a escuchar y a tener empatía. Se estan perdiendo conceptos como la justicia social y volvemos a los tiempos de la limosna. Es una regresión moral de siglos.
  • A mi me encanta cuando salen los vendedores del pensamiento positivo diciendo "positivismo" y se quedan tan contentos :awesome:
  • editado 5 de enero
    Lo terrible de todo esto es que la única alternativa que se vislumbra ante el individualismo es el colectivismo nacional o nacionalismo, por supuesto con todo lo que conlleva: xenofobia, autocracia, autoritarismo, exclusión, intolerancia y odio. Sólo las sociedades civiles de España y Grecia han construído alternativas políticas diferentes, pero que están destinadas al fracaso en esta UE como bien se puede apreciar en el caso griego.

    En cualquier caso en España existe un caldo de cultivo enorme de xenofobia. Lamentablemente en nuestro país ya está la demanda, y no sé la razón por la cual no se ha "generado" una oferta. Al tiempo.
  • Muy de acuerdo en la critica, no tanto en asociarlo solo con el modelo neoliberal, hay cantidad de mierda igual en el buenrollismo progre o en seudosectas naturalistas.

    Otra variante es responsabilizar al enfermo de su enfermedad, en especial si la enfermedad tiene una condena moral, por ejemplo cualquier cancer con el tabaco.

    Un saludo
  • editado 5 de enero
    Vlish escribió : »
    Muy de acuerdo en la critica, no tanto en asociarlo solo con el modelo neoliberal, hay cantidad de mierda igual en el buenrollismo progre o en seudosectas naturalistas.

    Mírate el vídeo de las Reflexiones de Repronto que he enlazado más arriba. Explica muy bien cómo ese buenrollismo y esas pseudosectas de que hablas son justo lo opuesto a los movimientos sociales, aunque se mezclen. La autoayuda y la meditación, en todas sus variantes, promueven el individualismo. En su modalidad más estúpida, eso sí.
    Otra variante es responsabilizar al enfermo de su enfermedad, en especial si la enfermedad tiene una condena moral, por ejemplo cualquier cancer con el tabaco.

    Un saludo

    Una cosa es darle la brasa a un enfermo de cáncer, o de lo que sea, con que tiene que tener una actitud positiva y tal y cual, y otra muy diferente es fumar o mantener cualquier otro hábito de riesgo. Vamos, que lo de la actitud positiva es una gilipollez y bastante tiene un enfermo con lo suyo como para encima tener que aguantar estupideces así, pero agentes como el tabaco tienen una relación causal directa más que conocida y probada con muchas enfermedades, y si alguien enferma por fumar, por supuesto que es su responsabilidad, sobre todo si ya sabía a lo que se exponía. Hasta donde sé, fumar no es obligatorio.

  • Es muy interesante. Las ideologías parecen promover el infantilismo, quizá porque es el camino más corto al escaño.
  • editado 6 de enero
    Una cosa no admite discusión, si alguien abre un libro de autoayuda es que necesita ayuda, aunque la este buscando en el sitio equivocado.

    PD: absolutamente de acuerdo con Afri en que las religiones, sectas y demás mierdas New Age (u Old Age) no tienen nada que ver con el progresismo o la izquierda. Cualquier persona de izquierdas minimamente informada abomina de todas esas patrañas, cuando no tiende directamente al ateísmo. No se puede servir a la vez a dos señores, en este caso, al progreso y a la superstición.

    Ahora que también es cierto que es muy común confundir a toda esa penosa muchedumbre de pseudojipis obsesionados con las filosofías orientales, el vegetarianismo, los aliens y demás idioteces con "la izquierda", comprendo perfectamente por donde va Fodel.
  • Yo sí creo que hay un fondo neoliberal, o simplemente yanqui, detrás del pensamiento positivo. Es extremadamente individualista.

    Ahora, de ahí a pensar que la izquierda o la derecha son más o menos supersticiosas o racionales pues hay un mundo. Yo soy de izquierdas, pero no me creo superior a nadie y mucho menos a uno de derechas. Alguien de derechas puede ser perfectamente ateo, aunque no estemos muy acostumbrados recientemente. El nazismo no tenía mucho que ver con la religión y sí mucho con la ciencia, y ya veis qué izquierdistas eran...

    La superstición o la credulidad es inherente al ser humano. Vamos cambiando nuestro objeto de creencia, pero básicamente sigue ahí. Y por supuesto para izquierdas y derechas.
  • He empezado el libro, tiene buena pinta. Gracias :)
  • Yo si creo que hay más tendencia al New age en la izquierda.
  • Ajojenjo escribió : »
    Yo si creo que hay más tendencia al New age en la izquierda.

    Tiene sentido, es algo novedoso. Igual que las creencias tradicionales son más de derechas.
  • editado 7 de enero
    shapeley escribió : »
    El nazismo no tenía mucho que ver con la religión y sí mucho con la ciencia, y ya veis qué izquierdistas eran...

    Tenían sus gilipolleces supersticiosas, que ellos buscaban en las tradiciones "arias" ... ya sabes, la lanza de Longinos, sus expediciones al Tibet y demás, por no hablar de sus orígenes relacionados con la sociedad Thule (un tio tan simpático como Aleixter Crowley y mira en lo que acabó ,,,).

    Pero vamos, que no toda la idiotez del mundo tiene que ver con la superstición, solo la parte que le toca. Pero yo no creo que la superstición sea algo inherente al ser humano, si acaso esto es o ha sido verdad mientras la Humanidad no podía explicar practicamente nada de lo que le rodeaba.
  • editado 7 de enero
    ¿Y están Vds. seguros que, cuanto menos, determinadas opiniones políticas no se rigen por los mismos procesos cognitivos que la religión?
    El pensamiento mágico es más común de lo que se piensa. De hecho nacemos con él y lo vamos eliminando conforme maduramos. Por ejemplo un crío se sorprende siempre jugando al cu-cu porque no ha desarrollado la noción de persistencia y realmente cree que desaparecemos cuando nos tapamos la cara con las manos. Hay, y son mayoría, quien no supera esas cosas del todo y cree en lo sobrenatural de muy diversas y raras formas.
    Con un ejemplo. Conozco a un ateo combativo que todos los años lía la de Dios para conseguir unos décimos de lotería del perdido pueblo de su señora madre.
  • Totalmente de acuerdo, Khay.
  • editado 8 de enero
    También es que hay muchos que se consideran a sí mismos de izquierdas y no lo son. Yo conozco a unos cuantos.

    He comprado el libro de William Davies, La industria de la felicidad, para regalárselo a un amigo, pero como no le voy a ver hasta dentro de unos días, aprovecharé para leerlo un poco. De momento os copio lo que dice la contraportada:
    De un tiempo a esta parte, parece como si estuviéramos obligados a ser felices. Tanto los Estados como el mercado y la tecnología nos animan a dejar atrás el malestar (y, de paso, la inconformidad) y a disfrutar (¡sin protestas, por favor!) del presente. Pero, ¿eso es la felicidad? La industria de la felicidad –un oportuno antídoto contra esas frágiles obras de superación personal que atestan las mesas de novedades− explora el modo en que nuestras emociones se volvieron, para bien para mal, la religión de esta era.

    En La industria de la felicidad, William Davies recorre los pasillos de las empresas, laboratorios y oficinas gubernamentales para descubrir cómo se construye la noción dominante de felicidad, cómo se mide, cómo se vende. En el camino dibuja un implacable retrato del capitalismo contemporáneo y delinea otra idea de felicidad, acaso menos rentable, pero más esperanzadora.

    La autoayuda, el misticismo, la espiritualidad, el positivismo, apelan a las emociones, no a la razón. Es como el nacionalismo actual pero a nivel personal, individual. Buscan cambiar el mundo pero en beneficio propio, es decir, el mundo interior. Todo eso de las energías, la actitud positiva, mágica, es completamente opuesto al racionalismo, porque enmascara los problemas reales y viene a decir que la solución a todo depende de ti, de tu actitud ante la vida. Se explica muy bien en el vídeo que enlacé arriba y que insisto que veáis.

    Y obviamente todo esto tiene mucho que ver con el neoliberalismo imperante, que te anima a que seas tú, con tu total libertad, quien te resuelvas la vida porque todo depende de ti y de nadie más. Eso sí, la autoayuda te anima a comprarte uno o montones de libros escritos por tipos que no te conocen pero que aun así, saben perfectamente como convertirte en la persona más feliz del mundo. Obviamente comprando esos libros no te ayudas a ti, ayudas a esos tipos.

    Todo esto es justo lo opuesto a cualquier idea socializante. Habéis hablado de los nazis, el nazismo efectivamente provenía del racionalismo, es hijo de la Ilustración, y por eso en su origen era de izquierdas, como el fascismo. Otra cosa es que por pragmatismo terminara buscando apoyos en la derecha, los militares conservadores y los grandes insdustriales para hacerse con el poder y mantenerse ahí. Eso y su anticomunismo hicieron del nazismo una ideología de extrema derecha, pero es interesante comprobar que la sociedad nazi no era muy diferente de la de la RDA, porque en ambas los individuos estaban muy socializados, casi todos pertenecían a alguna organización o colectivo. En ninguna de las dos se promovía el individualismo.

    Buscar la solución de los problemas del mundo en las emociones y el espíritu no es racional y por tanto no puede ser de izquierdas. Otra cosa es que haya muchos equivocados de la vida que se consideran de izquierdas y que a la vez son adictos al yoga, la medicina natural, la homeopatía y la autoayuda. Yo he conocido a más de una persona así que luego votaba a Podemos (también es verdad que desde ese partido, en ocasiones y a través de ciertos discursos y eslóganes electorales, se ha apelado a las emociones por encima de todo).

    Y la lotería es una cuestión estadística, y por tanto científica, no es lo mismo. Otra cosa son sus anuncios publicitarios, claro.
  • editado 8 de enero
    Stern von Afrika escribió : »
    También es que hay muchos que se consideran a sí mismos de izquierdas y no lo son. Yo conozco a unos cuantos.

    He comprado el libro de William Davies, La industria de la felicidad, para regalárselo a un amigo, pero como no le voy a ver hasta dentro de unos días, aprovecharé para leerlo un poco. De momento os copio lo que dice la contraportada:
    De un tiempo a esta parte, parece como si estuviéramos obligados a ser felices. Tanto los Estados como el mercado y la tecnología nos animan a dejar atrás el malestar (y, de paso, la inconformidad) y a disfrutar (¡sin protestas, por favor!) del presente. Pero, ¿eso es la felicidad? La industria de la felicidad –un oportuno antídoto contra esas frágiles obras de superación personal que atestan las mesas de novedades− explora el modo en que nuestras emociones se volvieron, para bien para mal, la religión de esta era.

    En La industria de la felicidad, William Davies recorre los pasillos de las empresas, laboratorios y oficinas gubernamentales para descubrir cómo se construye la noción dominante de felicidad, cómo se mide, cómo se vende. En el camino dibuja un implacable retrato del capitalismo contemporáneo y delinea otra idea de felicidad, acaso menos rentable, pero más esperanzadora.

    La autoayuda, el misticismo, la espiritualidad, el positivismo, apelan a las emociones, no a la razón. Es como el nacionalismo actual pero a nivel personal, individual. Buscan cambiar el mundo pero en beneficio propio, es decir, el mundo interior. Todo eso de las energías, la actitud positiva, mágica, es completamente opuesto al racionalismo, porque enmascara los problemas reales y viene a decir que la solución a todo depende de ti, de tu actitud ante la vida. Se explica muy bien en el vídeo que enlacé arriba y que insisto que veáis.

    Y obviamente todo esto tiene mucho que ver con el neoliberalismo imperante, que te anima a que seas tú, con tu total libertad, quien te resuelvas la vida porque todo depende de ti y de nadie más. Eso sí, la autoayuda te anima a comprarte uno o montones de libros escritos por tipos que no te conocen pero que aun así, saben perfectamente como convertirte en la persona más feliz del mundo. Obviamente comprando esos libros no te ayudas a ti, ayudas a esos tipos.

    Todo esto es justo lo opuesto a cualquier idea socializante. Habéis hablado de los nazis, el nazismo efectivamente provenía del racionalismo, es hijo de la Ilustración, y por eso en su origen era de izquierdas, como el fascismo. Otra cosa es que por pragmatismo terminara buscando apoyos en la derecha, los militares conservadores y los grandes insdustriales para hacerse con el poder y mantenerse ahí. Eso y su anticomunismo hicieron del nazismo una ideología de extrema derecha, pero es interesante comprobar que la sociedad nazi no era muy diferente de la de la RDA, porque en ambas los individuos estaban muy socializados, casi todos pertenecían a alguna organización o colectivo. En ninguna de las dos se promovía el individualismo.

    Buscar la solución de los problemas del mundo en las emociones y el espíritu no es racional y por tanto no puede ser de izquierdas. Otra cosa es que haya muchos equivocados de la vida que se consideran de izquierdas y que a la vez son adictos al yoga, la medicina natural, la homeopatía y la autoayuda. Yo he conocido a más de una persona así que luego votaba a Podemos (también es verdad que desde ese partido, en ocasiones y a través de ciertos discursos y eslóganes electorales, se ha apelado a las emociones por encima de todo).

    Y la lotería es una cuestión estadística, y por tanto científica, no es lo mismo. Otra cosa son sus anuncios publicitarios, claro.

    Pero tampoco deberíais meter todo en el mismo saco.

    El vegetarianismo puede justificarse simplemente como un intento de alimentarse mejor mientras se reduce el impacto medioambiental de la dieta, el yoga no deja de ser gimnasia (si practicas yoga eres un atontao new age, pero si haces tu sesion de stretching antes de tu rutina runner eres un tipo cool que está in), y la meditación no es sino una técnica de relajación muy eficaz.

    Leyéndoos, da miedo preguntaros que opináis de la gente que lee poesía :)
  • editado 8 de enero
    Que no se me entienda mal :awesome:

    No estoy hablando del yoga como ejercicio físico, sino de su lado espiritual. Recuerdo haber presenciado una discusión entre meditadores del yoga que dejaba en bragas el Cisma de Oriente y Occidente. Uno de ellos, además, estaba convencido de que las Torres Gemelas se habían volado desde dentro y era devoto de la medicina natural. A esa gente me refiero.

    Y contra la poesía o el vegetarianismo no tengo nada, claro.
  • Bueno, yo no lo calificaría de tomadura de pelo. Hay que saber lo que hay y los pros y los contras de las cosas.
  • Vlad escribió : »
    Bueno, yo no lo calificaría de tomadura de pelo. Hay que saber lo que hay y los pros y los contras de las cosas.

    Pues ahí un profe de Biotecnología y miembro del CSIC te lo explica bastante bien.
  • Los comentarios de la noticia son la hostia.
  • Stern von Afrika escribió : »
    Buscar la solución de los problemas del mundo en las emociones y el espíritu no es racional y por tanto no puede ser de izquierdas. Otra cosa es que haya muchos equivocados de la vida que se consideran de izquierdas y que a la vez son adictos al yoga, la medicina natural, la homeopatía y la autoayuda. Yo he conocido a más de una persona así que luego votaba a Podemos (también es verdad que desde ese partido, en ocasiones y a través de ciertos discursos y eslóganes electorales, se ha apelado a las emociones por encima de todo).

    Y la lotería es una cuestión estadística, y por tanto científica, no es lo mismo. Otra cosa son sus anuncios publicitarios, claro.

    Creo que tú has criticado bastante a los comunistas que han dicho que la URSS no era auténtico comunismo y que por lo tanto el comunismo como ideología era puro e intocable.

    Pues tú argumento me suena parecido. Hay muchas izquierdas y algunas de ellas tienen tendencias irracionalistas y ahí está el ejemplo de ciertos sectores de Podemos y sus aficiones al kumbaya. El origen de esas tendencias en la izquierda puede fecharse en torno al mayo del 68. Tampoco es algo que sea nuevo.

    Un saludo

  • Sin ir más lejos, el posmodernismo a mí me parece claramente de izquierdas y claramente irracional.
Accede o Regístrate para comentar.