Da tu apoyo a Chisland y haz una donación para su mantenimiento! Cualquier cifra vale, puedes leer más información aquí

Vladímir Mayakovski

editado julio 2013 en Otras artes
A punto de celebrar el 120 aniversario del nacimiento de uno de los mayores poetas del siglo XX, Mayakosvski encarna como pocos el mito del poeta radical y comprometido con una ideologia hasta que el compromiso acaba con el.

rodchenko_mayakovsky1926.jpg

Desde su llegada a Moscu, con 13 años, empieza a colaborar con grupos revolucionarios antizaristas y con los grupos de vanguardia, futuristas, acumulando estancias en la carcel e incluso una sentencia de muerte, no ejecutada.
La juventud tiene mil ocupaciones.
Estudiamos gramática hasta atontarnos.
A mí,
me echaron del quinto año,
y fui a apolillar las cárceles de Moscú.
En nuestro pequeño mundo doméstico,
para las camas aparecen poetas de pelo rizado.
¿Qué saben estos líricos anémicos?
A mí, pues,

me enseñaron a amar en la cárcel.
¿Qué vale comparado con esto,
la tristeza del bosque de Boulogne?
¿Qué vale comparado con esto,
los suspiros ante un paisaje de mar?
Yo, pues,

me enamoré de la ventanilla de la cámara 103,
de la "oficina de pompas fúnebres".
Hay gente que mira al sol todos los días
y se enorgullece.
"No valen mucho sus rayos" -dicen.
Pero yo,
entonces,

por un rayito de sol amarillo,
reflejado sobre mi pared,
hubiera dado todo en el mundo.

A los 19 años firma el manifiesto "Bofetada al gusto publico" origen del futurismo ruso y que demuestra que ni el punk ni kaka de luxe fueron tan originales como pensabamos,  :chis:, poco despues funde la vanguardia del futurismo con el ideal comunista en el cubofuturismo, la poesia pasa a ser un instrumento, un arma, del proletariado en su lucha contra la burguesia y su estetica.
EL POETA ES UN OBRERO

Se le ladra al poeta:
«¡Quisiera verte con un torno!
¿Qué, versos?
¿Esas pamplinas?
¡Y cuando llaman al trabajo, te haces el sordo!»
Sin embargo
es posible que nadie
ponga tanto ahínco en la tarea
como nosotros.
Yo mismo soy una fabrica.
Y si bien me faltan chimeneas,
esto quiere decir
que más coraje me cuesta serlo.
Sé muy bien
que no gustáis de frases vacías.
Cuando aserráis la madera, es para hacer leños.
Pero nosotros
qué somos sino ebanistas
que trabajan el leño de la cabeza humana.
Por supuesto
que pescar es cosa respetable.
Echar las redes.
¿Quién sabe? ¡Tal vez un esturión!
Pero el trabajo del poeta es más beneficioso:
la pesca de hombres vivos, esto es lo mejor.
Enorme, ardiente es el trabajo en los altos hornos,
donde se forma el hierro chisporroteante.
¿Pero quién
se atrevería a llamarnos holgazanes?
Nosotros bruñimos las mentes con áspera lengua.
¿Quién es más aquí?
¿El poeta o el técnico
que procura a los hombres
tantas ventajas prácticas?
Los dos.
Los corazones son también motores.
El alma es también fuerza motriz.
Somos iguales.
Camaradas de la clase trabajadora.
Proletarios del cuerpo y del espíritu.
Solamente unidos
solamente juntos podremos engalanar el universo,
acelerar el ritmo de su marcha.
ante una oleada de palabras, levantemos un dique.
¡Manos a la obra!
¡Al trabajo, nuevo y vivo!
Y a los que discursean
que se les mande al molino.
¡Para que el agua de sus discursos haga girar sus aspas!

En 1915 conoce al matrimonio Brick, Ossil y Lili, el sera su editor y su amigo, ella sera su amante, su unico amor.
AMO



COMÚNMENTE ES ASI
El amor le es dado a cualquiera
pero...
entre el empleo,
el dinero y demás,
día tras día,
endurece el subsuelo del corazón.
Sobre el corazón llevamos el cuerpo,
sobre el cuerpo la camisa,
pero esto es poco.


Sólo el idiota,
maneja puños
y el pecho lo cubre de almidón.
De viejos se arrepienten.


La mujer se maquilla.
El hombre hace ejercicios con sistema Müller,
pero ya es tarde.
La piel multiplica sus arrugas.
El amor florece,
florece,
y después se deshoja.

Con el triunfo de la Revolucion llega el apogeo de Mayakovski, no para de dar conferencias, mitines, recitales, todo para asegurar el triunfo de la Revolucion, que el considera que sacara al proletariado de su alenacion y acabara con la cultura del pasado que detesta.
¡Acabad de una vez!
¡Olvidad!, haced a un lado
rimas y romanzas, roseledas
y tantas otras merdancolías
.......................................
Hoy necesitamos maestros,
no predicadores melenudos...
Camaradas, haced un arte
que saque del fuego a la República.

En 1923 funda con otros la revista LEF (Frente Izquierdista del Arte) donde desarrollan su mezcla de comunismo con vanguardia, viaja al exterior donde es aclamado como el "El Poeta" por definicion de la Revolucion.

Pero los tiempos estaban cambiando, las vanguardias ya no tenian sitio en el estado burocratizado de Stalin, el acoso, el vacio, las criticas publicas del Partido contra Mayakovski se suceden.
Como un lobo,

devoraría al burocratismo.

A las credenciales,

no les tengo respeto.

Pueden irse,

a todos los diablos…

cualquier papel,

pero éste…

Por el largo frente,

de cupés y camarotes,

un funcionario,

se mueve saludando.

Todos entregan los pasaportes,

y yo entrego

mi librito escarlata.

Ante algunos pasaportes,

una sonrisita en los labios.

Ante otros,

un desprecio único.

Con respeto,

por ejemplo toman,

al pasaporte inglés,

con un león grande de cama de dos plazas.

Sacando los ojos fuera de las órbitas,

sin dejar de inclinarse,

toman,

como si tomaran una propina

al pasaporte norteamericano.

Al polaco,

lo miran,

como un chivo mira un cartel.

Al polaco,

lo miran con ojos asombrados,

ceñidos en su chaqueta policial,

como quien dice:

-¿De dónde,

y qué es,

esa novedad geográfica?

Y sin dar vuelta la cabeza,

sin manifestar asombro alguno,

toman sin pestañear,

el pasaporte dinamarqués,

y de otros tantos suecos…

Y de pronto,

como si se hubiese quemado,

torció la boca el señor.

Es que…

el señor funcionario toma,

mi pasaporte de color escarlata.

Lo toma,

como una bomba,

lo toma,

como a un erizo,

como si tomara una navaja afilada,

lo toma,

como una víbora de cascabel de veinte

aguijones.

Le hizo un gesto significativo al changador,

para que llevara gratis las cosas.

El gendarme,

mira interrogante al pesquisa,

el pesquisa,

mira interrogante al gendarme.

Con qué placer,

de casta de gendarmes,

me azotarían,

o me harían crucificar,

por tener en las manos,

el pasaporte soviético,

el de la hoz y el martillo.

Yo,

como un lobo,

mordería al burocratismo,

a las credenciales,

no les tengo respeto.

¡Que se vayan,

todos al diablo,

cualquier papel,

pero éste!…

Yo saco,

del bolsillo,

de mis enormes pantalones,

un duplicado del pasaporte-,

carga de poco peso.

¡Leed,

envidiadme!

Yo soy

ciudadano,

de la Unión Soviética.

OT Este es el origen de la firma de kribi.  :)

Mayakovski cae en depresion, y un dia se suicida
Jamás comprenderéis
por qué yo,
tranquilo,
entre el vendaval de burlas.
Llevo en un plato el alma
al festín de los años futuros.
Por el carrillo rasposo de las calles,
resbalando como lágrima inútil,
yo,
quizá sea
el último poeta.
¿Habéis visto?
En las avenidas pedregosas
se contonea
la cara listada de la abulia ahorcada,
y sobre la cerviz espumajosa
de los ríos veloces
retuercen los puentes sus brazos de hierro.
El cielo llora
desconsolado,
sonoro;
una nubecilla
una mueca en la comisura de los labios
parece una mujer que esperaba un niño
y Dios le dio un idiota tuerto.
Con dedos rollizos, cubierto de vello rojo,
el sol acarició con la insistencia del tábano
vuestras almas fueron esclavizadas a besos.
Yo, intrépido,
mantuve en los siglos el odio a los rayos de día;
con el alma tensa, como nervios de cable,
soy
el rey de las lámparas.
Vengan a mí
los que rasgaron el silencio,
los aullaron
cuando el dogal del mediodía apretó,
les mostraré,
con palabras
sencillas,. Como un mugido,
nuestras nuevas almas,
zumbantes,
como arcos de lámparas.
Apenas toque con los dedos vuestra cabeza
os crecerán los labios
para enormes besos
y una lengua
afín a todos los pueblos.
Yo, con el lama renqueante,
me retiraré a mi trono
con agujeros de estrellas en las bóvedas gastadas.
Me acostaré
luminoso
con ropas hechas de indolencia
sobre el blando lecho de estiércol legítimo
y silencioso,
besando las rodillas de las traviesas
me abrazará por el cuello la rueda de un tren.

Un saludo

Comentarios

  • Juan Bonilla ha publicado una estupenda biografia de Mayakovski, "Prohibido entrar sin pantalones" de Seix Barral, una biografia nada historicista y si muy novelada, y muy bien escrita, que describe muy bien al personaje, con sus sombras y sus luces, y sobre todo al apasionante mundo de las vanguardias rusas con la revolucion y el posterior estado sovietico.

    Un saludo
  • Me encanta, en especial, "Conversación con el inspector fiscal sobre poesía" o algo así... :)
  • CONVERSACIÓN CON EL INSPECTOR FISCAL SOBRE POESÍA

    Ciudadano inspector,
    perdone la molestia.
    Gracias,
    no se preocupe,
    me quedaré de pie.
    Quiero tratar
    un asunto bastante delicado:
    qué sitio ha de ocupar
    el poeta
    en las filas obreras.
    Igual que los que tienen
    tiendas y terrenos
    también yo debo pagar
    impuestos.
    Usted me pide
    quinientos al semestre
    más veinticinco
    por no declarar a tiempo.
    Mi trabajo
    es igual
    a cualquier otro.
    Mire
    cuántas pérdidas,
    cuántos gastos
    invierto en materiales.
    Usted sabe
    naturalmente
    eso que llaman rima.
    Si la primera línea
    termina en "ajo"
    entonces, la tercera,
    repitiendo las sílabas
    debe poner
    algo así
    como "cascajo".
    Si utilizo su lenguaje
    la rima es un cheque,
    hay que cobrarlo alternando los versos
    y buscas
    con detalle sufijos y prefijos
    en el cofre vacío
    de las declinaciones,
    de las conjugaciones.
    Coges una palabra
    y quieres meterla en la estrofa
    pero si no entra
    y aprietas,
    se rompe.
    Ciudadano inspector:
    le juro
    que el poeta paga caras
    las palabras.
    Hablando mi lenguaje
    la rima es un barril
    de dinamita,
    y la estrofa es la mecha.
    La estrofa se consume,
    y estalla la rima,
    y por el aire y la ciudad
    la estrofa
    vuela.
    ¿Dónde hallar,
    y a qué precio,
    rimas que estallen
    y de golpe maten?
    Quizá sólo sean
    cinco las rimas
    increíbles
    y sin estrenar, perdidas
    más allá
    de Venezuela.
    Me voy a buscarlas,
    haga frío, haga calor,
    atado por anticipos, préstamos y deudas.
    Ciudadano,
    tenga en cuenta
    el pago de los viajes.
    La poesía
    toda
    es un viaje a lo desconocido.
    La poesía
    es como la extracción del radio
    -Un año de trabajo
    para sacar un gramo.
    Sacar una sola palabra
    entre miles de toneladas
    de materia prima verbal.
    Pero ¡qué ardiente
    el calor de estas palabras
    comparado
    con la humeante
    palabra bruta!
    Esas palabras
    mueven
    millares de años,
    millares de corazones.
    Claro
    que hay poetas
    de distinta calidad.
    Muchos
    de hábil mano,
    como prestidigitador,
    sueltan estrofas de la boca,
    suyas y de otros.
    Y para qué hablar
    de los castrados líricos.
    Meten un verso ajeno
    y están felices.
    Eso es
    robo y despilfarro
    uno más entre los que azotan el país.
    Esos
    versos y odas
    aplaudidos
    hasta la saciedad
    entrarán en la historia
    como gastos accesorios
    de lo hecho
    por dos o tres buenos versos
    de nosotros.
    Muchos kilos de sal
    habrás de comer
    como suele decirse,
    y fumar cien cigarrillos
    hasta
    sacar
    la palabra preciosa
    de las honduras artesianas
    de la humanidad.
    Rebaje por eso
    los impuestos,
    quítele
    una rueda
    a los ceros.
    Uno noventa
    cuestan cien cigarrillos.
    Uno sesenta
    la arroba de sal.
    Demasiadas preguntas
    su formulario tiene:
    Ha viajado
    o no ha viajado?
    Y si le respondo
    que en estos quince años
    he reventado
    decenas de Pegasos,
    ¿qué?
    Póngase usted
    en mi sitio,
    piense en el servicio
    y propiedades.
    ¿Qué ha de contestarme
    si le digo que soy
    caudillo popular
    y al mismo tiempo
    trabajo a su servicio?
    La clase obrera
    vibra en nuestras palabras,
    somos proletarios
    motores de la pluma.
    La máquina
    del alma
    se gasta con los años.
    Dicen entonces:
    estás gastado,
    fuera.
    Cada vez amas menos,
    te arriesgas menos
    y mi frente
    desgastada
    por el tiempo no arremete.
    Entonces llega
    el desgaste mayor,
    el desgaste
    del alma, del corazón.
    Y cuando
    este sol,
    grande y redondo
    se alce
    en el futuro
    sin lisiados ni tullidos,
    ya me habré
    podrido,
    muerto en una cuneta
    junto
    a decenas
    de mis colegas.
    Hago
    mi balance final. Afirmo,
    y no miento:
    entre los vividores
    y actuales fulleros
    seré
    el único
    con deudas impagables.
    Nuestra deuda
    es aullar
    como sirenas de bronce,
    entre la niebla filistea
    y el fragor de la tormenta.
    El poeta
    siempre adeuda al universo,
    paga con su dolor
    las multas,
    los impuestos.
    Adeudo
    las calles de Broadway,
    los cielos de Bagdad,
    el ejército rojo,
    los jardines de cerezos del Japón,
    todo aquello
    sobre lo que aún
    no pude cantar.
    Al fin y al cabo
    ¿para qué
    tanto jaleo?
    ¿Para disparar rimas
    y atronar con el ritmo?
    La palabra del poeta
    es su resurrección,
    su inmortalidad,
    ciudadano inspector.
    Dentro de cien años,
    en un pliego de papel
    cogerán una estrofa
    y resucitarán este tiempo
    Y ese día
    surgirá
    con fulgor de asombros,
    y olor a tinta
    le envolverá en su vaho,
    señor inspector.
    Usted, habitante convencido
    del día de hoy
    saque en el Comisariado de Caminos
    un pasaje para la eternidad,
    calcule
    el efecto de mis versos,
    divida
    mi salario
    en trescientos años.
    Mas la fuerza del poeta
    no estriba
    en que le recuerden a usted en el futuro
    y se asusten.
    No.
    Hoy
    la rima del poeta
    es caricia también,
    consigna,
    látigo,
    bayoneta.
    Ciudadano inspector,
    pagaré cinco
    quitando los ceros que van detrás.
    Por derecho
    yo
    reclamo un hueco
    entre las filas
    de los obreros
    y campesinos más pobres.
    Y si usted piensa
    que todo consiste
    en saber utilizar
    palabras ajenas,
    entonces, camaradas,
    aquí tienen mi pluma,
    y escriban
    ustedes
    cuanto quieran.

    Grandioso :)

    Un saludo
Accede o Regístrate para comentar.